Botón omitir
¡El producto está ahora en la cesta de la compra!
Keith Brymer Jones

Con los pies en la tierra: Seb Redgrove, compositor, productor y artista sonoro.

Te presentamos a Seb Redgrove, el productor, ganador de un Grammy y creador del espectacular sonido de la campaña MADE IN GERMANY.

Su paso por el mundo de la producción musical ha sido de todo menos liviano. Tras graduarse como ingeniero de sonido en el Londres de los años 90, el compositor, productor y artista sonoro recibió el encargo de abrir un estudio junto al reputado maestro del pop y antiguo vocalista y guitarrista de Orange Juice, Edwyn Collins. «Un estudio es un lugar extraño. Tiene algo de irreal. Suena hueco, como una sala de interrogatorios», comenta. «Por eso siempre intentamos crear un ambiente distendido y pasárnoslo bien. ¡Tengo la sensación de que nos hemos pasado 20 años haciendo el tonto!»

Su paso por el mundo de la producción musical ha sido de todo menos liviano. Tras graduarse como ingeniero de sonido en el Londres de los años 90, el compositor, productor y artista sonoro recibió el encargo de abrir un estudio junto al reputado maestro del pop y antiguo vocalista y guitarrista de Orange Juice, Edwyn Collins. «Un estudio es un lugar extraño. Tiene algo de irreal. Suena hueco, como una sala de interrogatorios», comenta. «Por eso siempre intentamos crear un ambiente distendido y pasárnoslo bien. ¡Tengo la sensación de que nos hemos pasado 20 años haciendo el tonto!»

Keith Brymer Jones

Sin embargo, al contrario de lo que Seb opina, sus años de experimentación en el mundo del pop no han sido, para nada, un tiempo perdido. Cuando le propusieron crear la banda sonora de la serie MADE IN GERMANY de BIRKENSTOCK, Seb se asoció con su hermano Ben, director de fotografía, para crear una obra de arte sonora y visual.

«Al principio, el proyecto me resultaba un poco abrumador», comenta. «Me hicieron llegar un archivo con cientos de sonidos grabados en las fábricas: desde pitidos, golpes, tintineos y chirridos procedentes de lo más profundo de las máquinas de prensado de hebillas hasta el zumbido tonal de la prensa de plantillas». Sin embargo, su instinto creativo no tardó en hacer de las suyas. «Decidí comenzar a clasificar los sonidos para aislar diferentes ritmos y tonos, lo que me ayudó a crear diferentes pistas para cada clip». Utilizó una caja de ritmos controlada por un motor de IA para crear un tono de bajo, al que luego se añadieron sonidos individuales para contar cada una de las historias y relacionar las diferentes acciones con los sonidos.

Sin embargo, al contrario de lo que Seb opina, sus años de experimentación en el mundo del pop no han sido, para nada, un tiempo perdido. Cuando le propusieron crear la banda sonora de la serie MADE IN GERMANY de BIRKENSTOCK, Seb se asoció con su hermano Ben, director de fotografía, para crear una obra de arte sonora y visual.

«Al principio, el proyecto me resultaba un poco abrumador», comenta. «Me hicieron llegar un archivo con cientos de sonidos grabados en las fábricas: desde pitidos, golpes, tintineos y chirridos procedentes de lo más profundo de las máquinas de prensado de hebillas hasta el zumbido tonal de la prensa de plantillas». Sin embargo, su instinto creativo no tardó en hacer de las suyas. «Decidí comenzar a clasificar los sonidos para aislar diferentes ritmos y tonos, lo que me ayudó a crear diferentes pistas para cada clip». Utilizó una caja de ritmos controlada por un motor de IA para crear un tono de bajo, al que luego se añadieron sonidos individuales para contar cada una de las historias y relacionar las diferentes acciones con los sonidos.

Roling in the Clay

Como parte del encargo, BIRKENSTOCK pidió a Seb que se centrara en el tema del legado, uno de los pilares fundamentales de la marca. «Fue una idea difícil de abordar, dada su naturaleza subjetiva», afirma. Finalmente, optó por centrarse en los procesos de cada uno de los clips, aproximándose a ellos por medio de acentos (momentos de gran énfasis) en la música. El artista se inspiró en la música electrónica alemana de finales de los 70. «Cuando Kraftwerk desembarcó en los Estados Unidos, verdaderamente influyó en la música electrónica y en el techno, y lo sigue haciendo, de hecho», explica, «quería darle un toque neoyorquino a la música, pero sin olvidar las raíces alemanas, para expandirla y mostrar la influencia que ha tenido en otras partes del mundo, igual que le ha pasado a BIRKENSTOCK como marca».

Como parte del encargo, BIRKENSTOCK pidió a Seb que se centrara en el tema del legado, uno de los pilares fundamentales de la marca. «Fue una idea difícil de abordar, dada su naturaleza subjetiva», afirma. Finalmente, optó por centrarse en los procesos de cada uno de los clips, aproximándose a ellos por medio de acentos (momentos de gran énfasis) en la música. El artista se inspiró en la música electrónica alemana de finales de los 70. «Cuando Kraftwerk desembarcó en los Estados Unidos, verdaderamente influyó en la música electrónica y en el techno, y lo sigue haciendo, de hecho», explica, «quería darle un toque neoyorquino a la música, pero sin olvidar las raíces alemanas, para expandirla y mostrar la influencia que ha tenido en otras partes del mundo, igual que le ha pasado a BIRKENSTOCK como marca».

Kieth Brymer`s Birkenstocks

Al añadir estos acentos a las imágenes, Seb ha conseguido que cada una de ellas sea reconocible por separado, transmitiendo la importancia de cada una de las partes del proceso de fabricación del calzado. También acertó de pleno al utilizar ASMR. ASMR (Autonomous Sensory Meridian Response) es el término que se utiliza para describir una sensación de hormigueo, electricidad estática o «piel de gallina» que se produce en respuesta a un estímulo sonoro o visual en concreto. Seb explica cómo «una reacción a la sobreestimulación» en la vida moderna ha hecho que el ASMR cobre más importancia, si cabe, en la música: «Se trata de concentrarse en una sola cosa y de disfrutar de esa experiencia en concreto. Como si ahora mismo nos pusiéramos a hacer algo absurdo todos juntos, como explotar plástico de burbujas. Es importante volver a conectar con sonidos reales». La utilización del ASMR en este contexto hace que las personas se vean transportadas de alguna manera al proceso de fabricación del calzado. «La música controla la parte del cerebro que se encarga de relajarte o ponerte nervioso», afirma. «Es una herramienta muy poderosa a la hora de hacer avanzar una historia con sonidos». A más de uno se le ha puesto la piel de gallina al escuchar la banda sonora de «Made in Germany» y ver cómo los productos llegaban a su destino final en las cajas. «Es el poder de la música…», comenta Seb, «te puede llevar donde quieras».

Kieth Brymer`s Birkenstocks
Contact Customer Service